Pocas cosas más entretenidas, cuando vas de paseo a algún lago o playa, que andar en una moto de agua. Más aún si eres fan de las motocicletas, igual que su inventor Clayton Jacobsen que se basó en su deporte favorito para crear la moto acuática o jet ski en 1973.

Estos pequeños vehículos acuáticos son muy similares a una motocicleta sin ruedas. Tienen motor y son ligeras y maniobrables, pero funcionan con una turbina de propulsión de agua. Puedes montarlas cómodamente sentado, arrodillado y hasta de pie.

Sentir el viento y la velocidad mientras parece que vuelas por encima del agua es una experiencia única y de eso se trata. Si bien hay competencias de motos de agua, son muy sencillas de usar y no necesitas ser un profesional para disfrutar de ellas. Es un deporte divertido para todas las edades que te hace sentir adrenalina pura, pero con el lado positivo de que si caes, lo haces en el agua, que resultará menos doloroso y potencialmente menos peligroso que hacerlo en un camino aslfaltado. Esto no significa que no debes tener cuidado al subirte a una.

Obligatoriamente, debes utilizar un equipo especializado para montar de manera segura una moto de agua antes de que empiece la diversión. Empieza siempre utilizando protector solar y asegúrate de utilizar el chaleco salvavidas, te protege en caso de que caigas al agua y su color llamativo hace que seas más visible para que otros barcos o motos te vean y te lleven a orilla o te devuelvan a tu vehículo.

Hay quienes también utilizan guantes porque permite tener mayor agarre del manubrio que generalmente, por estar mojado, se resbala entre las manos. Si utilizas zapatos adecuados para el agua, puedes evitar también resbalarte. Por último, es aconsejable utilizar un traje de neopreno, a veces el agua es demasiado fría y pueden darte calambres o hasta hipotermia, pero dependerá de cuerpo de agua en el que experimentes tu aventura.

Debes tomar en cuenta ciertas precauciones antes de empezar:

  • Si no hace buen clima, es mejor dejar la diversión para otro momento, podría resultar peligros e inmanejable.
  • A la hora de manejar, no aceleres abruptamente al primer instante, menos si es tu primera vez. Controlarla es sencillo, pero necesitarás unos minutos para acostumbrarte.
  • Mira bien por dónde vas y qué tienes cerca. Como no hay frenos, debes desacelerar con tiempo y evitar girar de manera brusca.

Tener una moto de agua es la excusa perfecta para conocer distintos lugares. Puedes ir a la costa y recorrer sus playas o adentrarte en los Andes y sus maravillosos lagos, de cualquier forma, es el complemento perfecto para unas vacaciones inolvidables y llenas de diversión con tus amigos o familia.

Fuente:

https://www.paginasamarillas.es/articulos/las-motos-agua/

Comentarios

Déjanos un comentario

Un espacio para compartir las ultimas tendencias en automovilismo, noticias de de las mejores marcas lanzamientos, nuevas tecnologías y tips para nuestros usuarios.

Para más información escríbenos:

camila.campuzano@olx.com