El sistema de iluminación de tu automóvil es indispensable para tu seguridad y la de los otros conductores. Cumple dos propósitos fundamentales: el primero es el de darte comodidad y seguridad al manejar en la noche iluminando el camino y alrededores para evitar confusiones o accidentes. El segundo corresponde a un sistema de comunicación entre tú y los demás conductores, avisando en caso de tengas algo enfrente y debes frenar, como si debes realizar un cambio de carril, es necesario prestar atención y cuidarlo ya que su función principal, es prevenir incidentes.

El rápido avance tecnológico automotriz ha propiciado cambios en los faros y sistemas de iluminación de los vehículos, con modificaciones y mejoras. Desde iluminación de faros halógenos pasando por el xenón y el ahora famoso LED y  el nuevo láser, la comodidad y seguridad son elementos que indiscutiblemente tienen prioridad en cuanto a estos avances. Esto se ve complementado por el elemento estético que utilizan los fabricantes de autos para dar personalidad a los vehículos mediante el sistema de iluminación.

Hay cuatro tipos de iluminación y faros cuya diferencia principal es la bombilla o foco:

Halógenos

Los faros halógenos están presentes comúnmente en los autos cuyos modelos pertenecen a las gamas medias y bajas puesto que son los más simples y baratos. Es similar a una bombilla común, con la diferencia de que en el interior hay un tipo de gas con la función de mejorar la capacidad de luz que emana. Se utilizan faros halógenos desde mediados de los años 60 y tecnológicamente no ha habido avances significativos. Tienen un máximo de 800 horas de uso.

Xenón

A diferencia de los halógenos, los faros de xenón tienen una potencia tres veces mayor y se consumen lentamente llegando hasta las 2500 horas aproximadas de uso. La intensidad de luz es superior puesto que funcionan y se componen de electrodos que al producir electricidad calientan el xenón que se encuentra dentro del foco. Este tipo de faro puede sufrir averías distinguibles por una alteración en el color de la luz o un parpadeo. Si bien son más costosos que los halógenos, tienen una durabilidad del triple de tiempo.

LED

La tecnología LED es contundentemente distinta a las otras mencionadas.  Sus varios diodos se alimentan continuamente de energía eléctrica por lo que se encienden a su máxima capacidad de manera inmediata. Se destacan por su adaptabilidad lumínica a las condiciones del entorno, al disminuir o incrementar su intensidad dependiendo de la necesidad. Tienen una vida útil cuatro veces mayor a la de los faros de xenón y su costo es igualmente alto. El único contra que tienen es que, si sufren una avería o rotura, se debe reemplazar el faro completo.

Láser

El sistema de faros láser está presente únicamente en los automóviles de más alta gama, gasta menos energía e ilumina más intensamente que cualquier otro, llegando hasta los seiscientos metros de distancia iluminados. Cuentan con una larga vida útil y si bien su precio es muy superior al de los otros faros, su rendimiento es incomparable al de aquellos dispositivos de iluminación más tradicionales.

Sin importar cuál se encuentra en tu automóvil es necesario que estés atentos a cambios en intensidad o parpadeos de tus luces ya que, más allá de que debas cambiarlos, pueden indicar una falla en el sistema eléctrico del auto. Este sistema es esencial para el buen funcionamiento de tu automóvil y mantenerlo cuidado es tan esencial como cualquier otro mantenimiento.

Fuente:

https://buscadordetalleres.com/blog/conoces-los-diferentes-tipos-de-faros/

Déjanos un comentario

Logo OLX AUTOS Blog - blanco

Un espacio para compartir las ultimas tendencias en automovilismo, noticias de de las mejores marcas lanzamientos, nuevas tecnologías y tips para nuestros usuarios.

Para más información escríbenos:

camila.campuzano@olx.com