Andar en moto significa dejar una menor huella de carbono sobre el planeta, pero podría significar no dejar ni un solo rastro de contaminación a tu paso. Similares a los automóviles eléctricos, las motos eléctricas no consumen ningún tipo de combustible por lo que no producen emisiones de carbono. Su motor eléctrico recargable, como su nombre lo dice, solo se alimenta de electricidad que se distribuye en el vehículo permitiéndole andar por kilómetros.

Más pronto que tarde, los vehículos –autos y motos- eléctricos ocuparán la mayor parte del mercado convirtiéndose en los más comunes. Pronto encontrarás estaciones de energía eléctrica que reemplazarán a las gasolineras para satisfacer la demanda que existirá. Y aunque esto será en el futuro, puedes empezar dando un paso hacia esta modernización responsable con el medio ambiente.

La mayor ventaja de las motos eléctricas es que a falta de un motor a combustión, no emiten gases contaminantes como el dióxido de carbono sin sacrificar sus demás características. Además, el motor eléctrico significa menos complejidad y averías por el desgaste. Y por si fuera poco, no tendrás que volver a buscar una estación de gasolina, pues recargas la moto cada vez que la estaciones en tu casa o trabajo.

Este es un aspecto importante a favor de la moto eléctrica: la facilidad de la batería. En la mayoría de casos la batería es extraíble y si tienes dos baterías, puedes siempre intercambiar y tener una de ellas cargando mientras utilizas la otra como un repuesto. Esto te ahorrará tiempo, puesto que no deberás esperar largas horas de carga hasta poder usar tu moto.

Mucho del fastidio que sienten los demás por las motocicletas es su excesivo ruido. Porque es un hecho, la contaminación acústica es real y es molesta. Pero las motocicletas eléctricas producen sonidos tan imperceptibles que parece que ni siquiera suenan. Su aceleración es suave y no se recalientan debido a que fuente de energía no es de combustión.

También está el tema del mantenimiento. Olvídate de aceite, agua, filtros, tubos y un sinfín de piezas necesarias que son las que permiten la combustión dentro del motor y que se dañan con facilidad. El motor eléctrico implica muy poco mantenimiento por la sencillez de su funcionamiento.

No está demás calmar tu preocupación respecto a la velocidad. Si bien hay motocicletas a combustión extremadamente veloces, por lo general no las puedes usar en la ciudad a todo lo que su potente motor puede dar. En un medio urbano los vehículos rara vez sobrepasan los 150km por hora debido a radares, señalizaciones, flujo de vehículos y más. Aun cuando depende de tu necesidad, para moverte por la ciudad, las motos eléctricas son fáciles de maniobrar y rápidas, llegando hasta 200 km por hora.

El utilizar una moto te asegura menor tiempo en las calles, sobre todo en horas de mucho tránsito ya que ocupa menos espacio y es fácil de estacionar. Si además tu moto es eléctrica, es mucho más económica a largo plazo ya que tendrá menos mantenimientos, no gastarás en gasolina y durará más tiempo. Y si a eso le sumas la no contaminación del ambiente, es una de las mejores opciones del mercado.

Déjanos un comentario

Un espacio para compartir las ultimas tendencias en automovilismo, noticias de de las mejores marcas lanzamientos, nuevas tecnologías y tips para nuestros usuarios.

Para más información escríbenos:

camila.campuzano@olx.com